Historia


Como todas las grandes historias, la nuestra es larga y no siempre fácil. En 1940, se fundó el Club de Beisbol Hércules, con sede en el barrio de Les Corts, Barcelona y, a día de hoy, somos el club de béisbol activo más antiguo de Cataluña. Eso significa que nuestra historia está llena de derrotas y victorias, pero, sobre todo, de personas que, con toda su pasión, han conseguido mantener con vida este deporte minoritario en nuestro país. El club empezó sin campo propio, jugaba en el estadio Lluis Companys de Montjuich y su oficina era una parte de un bar en la calle Casanovas de Barcelona, se acercaban las Olimpiadas de Barcelona y tras ellas, el Hércules cambió de ciudad y dirección. Pasamos de jugar en un estadio histórico a un estadio olímpico, con la promesa que ese aquél campo sería nuestro, pero duró muy poco la felicidad. En 1995, tras sólo 3 años de juego, nos obligaron a dejar aquél campo para construir uno de fútbol, y llegaron los años más duros: perdimos la división de honor por no poder disponer de hierba ni luz artificial y muchos jugadores optaron por campos con mejores condiciones. A pesar de ello, hubo tenacidad y trabajo, mucho trabajo, que hicieron resurgir al club, convirtiéndolo en referente histórico del béisbol y punto de acogida social de la ciudad de L’Hospitalet del Llobregat. Tanto fue así que, tras años difíciles, en los últimos tiempos, hemos conseguido crear 9 categorías nuevas, impulsar nuevos deportes como el Kickingball o el Slowpitch y el Ayuntamiento de L’Hospitalet ha valorado nuestra tarea integradora y social con un proyecto que cambiará, de nuevo, la historia de nuestro club a partir de 2018: unas instalaciones nuevas, modernas y, por fin, con hierba artificial con la que podremos dar unas mejores prestaciones a nuestros jugadores/as.

Hércules